Buscar
  • elEconomista

¿Volvería a aprobar el carné de conducir? Una mirada crítica al sistema


Tras realizar un viaje a tierras niponas y fijarme en las normas de circulación que allí tienen, me llegué a interesar un poco más sobre ellas. La suerte quiso que un día pudiera preguntar cómo se obtiene el carnet de conducir en Japón y el proceso, aunque similar al español, tiene sus diferencias.

Esto hizo que me preguntara cuál podría ser la mejor forma de aprender a conducir en una autoescuela. Y es que la pregunta no es baladí. La técnica para aprender a controlar el vehículo está más que estudiada, siendo la máxima expresión el aprender a hacerlo en el circuito. Pero no, la pregunta va referida al aprender a conducir para circular por la calle de la manera más segura tanto a nivel de circulación como del control del vehículo en caso

de emergencia.

Por supuesto, hay partes entre aprender a conducir por la calle y en circuito que se tienen que solapar -y no por conducir rápido, sino por conducir seguro-, pero, ¿de qué manera aprenderá mejor la gente?

En España el método habitual es primero aprender las normas de circulación y, una vez aprobado el examen teórico, empezar con las prácticas por la calle. Una vez que se tiene suficiente pericia en la conducción habitual se realiza el examen práctico. Superados ambos se obtiene la licencia.

¿Cómo lo hacen en Japón?

En Japón es distinto, por ejemplo. En la autoescuela se dan tanto clases teóricas como prácticas en un circuito cerrado. Las clases teóricas abarcan más o menos la mitad de todo el temario, mientras que las prácticas ayudan a coger experiencia en ciertas situaciones -aparcar, arrancar en pendiente, giros, semáforos, etc.-. Una vez aprobado un examen teórico y uno práctico se estudia la otra mitad del temario y se hacen prácticas por la calle. Aprobados los siguientes dos exámenes se obtiene la licencia.

En otros países, como los nórdicos, se hacen prácticas y se examina sobre conducción en hielo y nieve debido al clima. Aquí no veo que debamos llegar a esos extremos, pero sí me parece una buena idea mezclar parte del planteamiento nórdico y del de Japón, haciendo un primer examen práctico -o prácticas nada más- en un recinto cerrado, donde hay mucha seguridad y se pueden practicar multitud de situaciones.

¿Cuántas veces alguno de los lectores ha practicado una frenada de emergencia? ¿Cuántas veces ha sufrido aquaplanning o ha perdido el control del vehículo? Son casos extremos, que puede que se nos den sólo una vez en la vida, pero una vez es más que suficiente como para sufrir un percance con consecuencias graves.

Si se tiene un recinto donde se puedan practicar maniobras básicas como arrancar en cuesta, aparcar, giros, glorietas, etc. el día que esos conductores circulen con trafico real de cara a sacarse el carnet tendrán más confianza, lo que ayudará a una mayor fluidez en el tráfico desde el inicio de las clases.

Si además de eso se pueden practicar situaciones de emergencia en un entorno totalmente seguro, esos conductores podrán salvar accidentes o reducir los daños ocasionados por los mismos.

Lo he visto cientos de veces en cursos de conducción. Realizan pruebas de situaciones de emergencia que no han vivido nunca, y se asombran de la gran respuesta de los vehículos modernos -gracias a las ayudas electrónicas-.

Desgraciadamente las ayudas sólo complementan al conductor, y éste tiene que saber qué hacer, de ahí la necesidad de una mejor formación a nuestros conductores.

Existen también simuladores de conducción para autoescuelas. Estos simuladores -que sólo he visto en una autoescuela- van notificando cada infracción de tráfico cometida, remarcando mucho el seguir el código de circulación más que en la conducción en sí. Esto puede ser una buena ayuda para todos aquellos que quieran practicar a un precio muy reducido -o incluso que se ofrezca el uso como algo más dentro de la tasa que ya se paga en la autoescuela-. Un simulador no es sustitutivo pero comparte muchas cosas con la conducción real; coordinación entre sentidos y movimientos, mecanizar movimientos como los cambios de marcha, seguir las normas de circulación hasta interiorizarlas, etc.

Renovar el carné de conducir

Además, en España renovar el carné de conducir es un mero trámite que no requiere nada más que estar sano. Si bien hacer pasar de nuevo todo el proceso de examinación no es recomendable ni por tiempo, esfuerzo y coste para el Estado, sí que se debería hacer un pequeño test con preguntas básicas de circulación en el momento de renovarlo.

Esto, para mí, se debe principalmente a que solemos aprender para aprobar exámenes y luego nos olvidamos de lo aprendido.

Los conductores habituales se deberían saber ese tipo de preguntas sin estudiar, y si no se las saben es que son más peligrosos al volante que el resto. Adicionalmente también ayuda a que aquellos que no cogen un coche en años tengan que refrescar sus conocimientos, y por ende ganemos en seguridad en la carretera. Una mejor formación de nuestros conductores ayudaría a reducir la siniestralidad en carretera.

Germán García Minguez S.L.

C/ Manuel Paez Xaramillo N14 1º

19003, Guadalajara

ggm@e2kbroker.net

 

Tel: 949 21 49 17 / 949 21 12 02

Tel Urgencias: 678 686 678

  • White Facebook Icon
  • White Twitter Icon

Copyright © 2015 Germán García Minguez S.L.U. Todos los derechos reservados.