Cómo acostumbrar a tu perro a viajar en coche

16 Jun 2016

Que nuestro perro considere viajar en el coche como algo normal y no como una mala experiencia le facilitará los desplazamientos.

Si queremos disfrutar de un viaje con nuestro perro es necesario que montar en coche lo asocie a una experiencia positiva y natural. Que viaje y se encuentre relajado es algo de lo que tendremos que hacernos cargo, pues de lo contrario será una situación muy estresante para él y con el tiempo se agravará. Por ello, es muy importante trabajar en acostumbrarle desde un principio tanto en lo que es el vehículo en sí, el movimiento y el transportín, ya que siempre hay que cumplir los requisitos necesarios para viajar con mascotas.

 

Consejos para viajar en coche con tu perro

Al igual que los niños, los cachorros absorben mejor todo y son más flexibles. A un perro adulto le cuesta más cambiar sus hábitos y tener experiencias nuevas.  Por esto, cuanto antes comencemos a subir a nuestro perro al coche antes aprenderá que es algo bueno y positivo, y por lo tanto a estar tranquilo.

 

Lo mejor, en cualquier caso, es hacer trayectos de corta duración al principio e ir alargando la distancia progresivamente. Finaliza el viaje en algún lugar que le guste a tu perro, como el parque. Así lo asociará con una experiencia positiva. Mímalo y prémialo por su buen comportamiento.

 

Antes, durante y después actúa de una manera tranquila, sin alteraciones, que el perro reciba una sensación de calma y tranquilidad. No porque sea algo nuevo para él debemos prestarle mucha más atención. De esta forma evitaremos que se altere. Si el perro jadea continuamente o se encuentra salivando será porque está estresado.

En primer lugar, hay que enseñarle a entrar y salir del coche por su cuenta, sin forzar, a menos que sea una raza muy pequeña y no alcance. Además, intenta habituarlo a no salir del vehículo  en lugares peligrosos donde, por ejemplo, circulen más coches.

 

Cuando el perro esté ya dentro, arranca el coche y apágalo para que se acostumbre al sonido y a la vibración. Después, comenzaremos a moverlo poco a poco hasta circular, haciendo pequeños trayectos. No te olvides de chequear que la temperatura interior no sea supere los 23 grados, que el perro tenga suficiente ventilación y que no le dé el sol directamente.

 

Durante el viaje, haz una parada cada dos horas para que tanto tú como tu perro podáis estirar el cuerpo y tomar el aire. Aprovecha esta ocasión para darle agua y evitar que se deshidrate. Nunca lo dejes solo en el coche, y menos con las ventanas cerradas. Otro factor a tener en cuenta es el ambientador, ya que puede incomodar a nuestros perros si es demasiado fuerte para ellos. Intenta que sea un olor suave o retíralo del turismo cuando viajes.

Ya que si queremos viajar en tren, barco o en avión deberemos meter a nuestro perro en un transportín, lo mejor es acostumbrarlo cuanto antes, sobre todo si se trata de un perro mediano o de gran tamaño. Ten en cuenta que el transportín debe ser lo suficientemente grande como para que puede está de pie.

 

Quita la parte superior del transportín y coloca su cama o una manta  para que el perro pueda tumbarse. Premia con chucherías cuando esté tranquilo dentro del transportín. Después, cuando esté hecho al olor, al tacto y vea que es un sitio más, añade la parte de arriba, pero no lo cierres. Lanza algunos premios dentro y procura que el perro pueda entrar y salir sin problema. Poco a poco ve moviendo la puerta de la jaula y después ciérrala durante unos segundos. Cuando lo hagas deja un premio en el transportín. Jamás le obligues a entrar en la jaula, pues le provocarás aversión al sentirse atrapado. Progresivamente, deja la puerta cerrada más tiempo. Nunca le saques si está nervioso o ladrando, tranquilízale con palabras alentadoras y procura que no permanezca más de cuatro horas encerrado, dos si es cachorro.

 

Si durante el trayecto tu perro consigue estar en un estado de tranquilidad, a la llegada a tu destino se sentirá igual de calmado, por lo tanto aceptará mejor el cambio de lugar y disfrutará más. Un seguro de viaje para mascotas es muy útil en caso de que tu perro necesite atención veterinaria o repatriación, si se pierde o si le ocurren ciertos problemas que nos obliguen a cancelar nuestro viaje junto a él.

 

¿Qué otros trucos nos puedes recomendar para que el perro viaje en coche cómodamente?

 

Please reload

Post destacados
Suscribirse

13 síntomas de que eres un viejuno digital

August 30, 2016

1/6
Please reload

Post recientes
Please reload

Archivo
Please reload

Germán García Minguez S.L.

C/ Manuel Paez Xaramillo N14 1º

19003, Guadalajara

ggm@e2kbroker.net

 

Tel: 949 21 49 17 / 949 21 12 02

Tel Urgencias: 678 686 678

  • White Facebook Icon
  • White Twitter Icon

Copyright © 2015 Germán García Minguez S.L.U. Todos los derechos reservados.