La reinvención funk de Red Hot Chili Peppers

5 Aug 2016

El undécimo álbum de la banda mantiene un sonido reconocible, aunque la producción de Danger Mouse le aporta toques del funk afroamericano de los 70.

Después de 27 años, Red Hot Chili Peppers despiden a Rick Rubin, su productor de cabecera y una especie de quinto miembro oficioso. Han sido seis elepés, desde Blood Sugar Sex Magik (1991), el disco que catapultó al cuarteto californiano a los altares del rock alternativo (más de 80 millones de copias vendidas durante su carrera sirven de aval, ¿no?), hasta I'm With You (2011). Y ninguno de ellos malo. Bueno, sí, One Hot Minute (1995) era un tostón, para qué engañarnos. Rubin, autor de la resurrección artística de Johnny Cash gracias a American Recordings (1994) y sus cinco secuelas, ha sido reemplazado por otro productor estrella, Danger Mouse, mitad del supersónico y sandunguero dúo Gnarls Barkley y con otra hoja de servicios bien nutrida: Gorillaz, The Black Keys, Beck... "Amamos a Rick Rubin, pero queríamos trabajar con alguien diferente en esta ocasión y probar algo nuevo que nos inspirara de otra manera", afirmaba el batería Chad Smith en una reciente entrevista en Absolute Radio.

¿Reinvención después de ¡33! años desde su formación? No, pero sí. Es decir, el sonido del undécimo álbum de la banda y segundo tras la marcha de su guitarrista John Frusciante, es plenamente reconocible, con esos bajos gordos que Flea podría registrar como marca de la casa y la especial cadencia vocal de Anthony Kiedis, que aporta unas letras más melancólicas de lo habitual.

 

Pero la labor de Danger Mouse, que también compone algunos de los nuevos temas, tras descartar los 30 con los que el conjunto se presentó en el estudio, hace que todo parezca más fluido, espacial y absolutamente funk, como un viaje en el tiempo al corazón de la América negra de los años 70. Como muestras, ese guiño en el nuevo disco The Getaway, que cuenta con la voz de Anna Waronker, de Ze Malibu Kids; el primer single del álbum, Dark Necessities (con videoclip ad hoc dirigido por la actriz Olivia Wilde) y esa especie de homenaje al Controversy de Prince, titulado Go Robot.

 

La guitarra de Josh Klinghoffe también suena más íntima y expresiva en canciones como The Hunter, que se arrima tanto a los Beatles psicodélicos que casi hace dudar que George Harrison no ande trasteando por allí. Los que sí figuran en la nómina de colaboradores son Elton John y Bernie Taupin, que aparecen en Sick Love, el reverso soul del clásico Bennie And The Jets. La preciosa portada, obra de Kevin Peterson, remata una jugada redonda (y de lo más groovie).

Please reload

Post destacados
Suscribirse

13 síntomas de que eres un viejuno digital

August 30, 2016

1/6
Please reload

Post recientes
Please reload

Archivo
Please reload

Germán García Minguez S.L.

C/ Manuel Paez Xaramillo N14 1º

19003, Guadalajara

ggm@e2kbroker.net

 

Tel: 949 21 49 17 / 949 21 12 02

Tel Urgencias: 678 686 678

  • White Facebook Icon
  • White Twitter Icon

Copyright © 2015 Germán García Minguez S.L.U. Todos los derechos reservados.